De pícnic en el Cotswold Wildlife Park

Escrito por Irene Corchado

30/07/2015

Inglaterra no es conocida precisamente por sus días despejados y soleados, así que conviene aprovecharlos cuando se presentan. Aunque las barbacoas inglesas en jardines particulares están muy bien, siempre se agradece contar con alguna alternativa para salir de lo habitual de vez en cuando. Y he encontrado una muy buena: hacer un pícnic en el Cotswold Wildlife Park, un parque zoológico a poco más de 30 minutos en coche de Oxford.

Sobre el parque

El Cotswold Wildlife Park & Gardens se encuentra muy cerca de Burford, un pueblecito de la pintoresca zona de los Cotswolds, en el condado de Oxfordshire. Pertenece a la familia Heyworth, que puede presumir de contar con la mayor colección zoológica de propiedad privada del país por número de especies.

Los Heyworth adquirieron el terreno y la vivienda allí situada hace casi un siglo. Fue la residencia habitual de la familia hasta que en 1970 decidieron abrir los jardines al público y crear el parque zoológico. La vivienda alberga actualmente un bar, una tienda de recuerdos y los baños. El Cotswold Wildife Park & Gardens recibe miles de visitantes al año y en 2014 fue nombrado cuarto mejor zoo del país en los premios Travellers’ Choise Attraction Awards de TripAdvisor.

tortuga

Animales y pícnic

El parque tiene una extensión de 64 hectáreas y se divide en cuatro zonas que albergan aves, mamíferos, primates y reptiles y anfibios.

Todos hemos estado en zoológicos alguna vez y hemos visto leones, jirafas y cebras, por lo que no llaman demasiado la atención. Me gustó especialmente la zona de las aves, ya que hay muchas exóticas como turacos gigantes (que tienen un plumaje de azul intenso, pico amarillo y una amplia cresta), cálaos bicornes (que habitan en las montañas de la India y tienen una enorme protuberancia de dos cuernos sobre el pico) o corocoros rojos, aves originarias de Sudamérica con un plumaje de rojo intenso.

corocoro en Cotswold Wildlife Park.

Tras ver la zona de aves fuimos a visitar a las húmedas y malolientes nutrias, que protagonizaron el momento más divertido del día. Reposaban tranquilas al sol al borde de su estanque sin importarles demasiado ser observadas por una decena de ojos infantiles y curiosos. Justo cuando empezamos a caminar para ir a ver a nuestros amigos los perros de la pradera oímos los gritos de un niño. Nos dimos la vuelta y vimos a un niño de unos tres años en brazos de su padre llorando a moco tendido mientras el padre lo alejaba del estanque de las nutrias aguantando la risa.

La estampa era de lo más cómica. Las madres tapaban los ojos a sus hijos con cara de pánico mientras los padres miraban para otro lado aguantando la risa. ¿Qué había pasado?

Suponemos que el niño llorón estaba jugando con un conejo de peluche y se le cayó al estanque. Las nutrias no tardaron en hacerse con el peluche y comenzar a pelearse por él, mordisqueándolo y dándole zarpazos. Saltaban trozos del pobre conejo por todos lados.

nutrias en Cotswold Wildlife Park

Después de un par de horas de visita decidimos hacer un descanso para comer. No debes preocuparte si crees que vas a pasar el día rodeado de niños, porque el parque es enorme y hay espacio suficiente para disfrutar de un pícnic tranquilo. Nosotros elegimos la explanada entre la zona de las tortugas gigantes y la de los rinocerontes, que se podían ver a lo lejos.

Lo mejor de planear comer dentro del parque es que puedes entrar con tu comida y bebidas sin problemas. Puedes entrar y salir a tu antojo, por lo que no tienes que ir toda la mañana cargado con la comida. Nosotros la dejamos en el coche, vimos varias zonas del parque, fuimos al coche a por las cosas, comimos, volvimos al coche a dejar las cosas y continuamos con la visita.

No voy a hacer un repaso extenso sobre todos los animales, pero sí me gustaría darte una pequeña muestra en formato visual de lo que puedes ver en el parque:

Tapir brasileño y carpincho, la pareja más simpática

Si tuviera que elegir mis animales favoritos del parque zoológico serían, sin duda, el tapir brasileño y el carpincho.

Son una de esas parejas extrañas en las que uno es el centro de todas las miradas y el que busca protagonismo y el otro es el introvertido observador. El tapir se acercó a la valla tan pronto como vio gente. Comenzó a olisquear la valla con la trompa y se dejaba acariciar y rascar por todo el mundo. Y él, tan contento, enseñaba los dientes como si quisiera agradecernos el gesto con una sonrisa. El carpincho no dio más de tres pasos en veinte minutos. Estuvo todo el tiempo quieto como una estatua.

tapir y carpincho en Cotswold Wildlife Park.

Debo decir que desconocía la existencia del carpincho y tuve que buscar el nombre en el diccionario. Los carpinchos son los roedores más grandes del mundo (miden un metro aproximadamente) y provienen de Sudamérica. Tienen un pelaje largo e hirsuto de color pardo, son buenos nadadores y se alimentan principalmente de hierbas y plantas acuáticas. También se conocen como capibaras.

Sandy and Black, el cerdo autóctono de Oxford

La última zona que visitamos fue la de los animales de granja, donde conocí a los Sandy and Black, un tipo de cerdo de esta zona.

cerdo en Cotswold Wildlife Park

Su nombre se debe al color de su piel, marrón claro con manchas negras. Es una especie poco común autóctona del condado de Oxfordshire y en varias ocasiones ha estado en peligro de extinción, aunque la situación ha mejorado gracias a los esfuerzos de la Oxford Sandy & Black Pig Society.

Si vienes a Oxford un fin de semana el Cotswold Wildlife Park and Gardens es una buena opción para pasar un domingo relajado. También es ideal para hacer una parada de camino a los Cotswolds si vas desde Londres en coche, ya que está de paso.

Ubicación
Guarda el artículo en Pinterest:

© The Curiolancer. Todos los derechos reservados.

Sígueme en las redes

 

Echa un ojo también a estos artículos:

Cutteslowe walls: los muros que separaban a ricos de pobres en Oxford

Cutteslowe walls: los muros que separaban a ricos de pobres en Oxford

Hace algunos meses surgió el tema del infame proyecto de muro en la frontera entre EE. UU. y México durante una conversación con una amiga. «¿Pues sabes que aquí en Oxford había muros que separaban a ricos de pobres hasta finales de los cincuenta?». No me lo podía...

Cosas curiosas que puedes ver en los museos de Oxford

Cosas curiosas que puedes ver en los museos de Oxford

Por muchas veces que vayas a un museo, siempre hay objetos de los que pasas de largo o en los que no te fijas ni te paras a leer la descripción y acabas perdiéndote cosas de lo más interesantes y curiosas. En mi reciente ruta por los museos de Oxford fui en busca de...

Una escapada «curiorífica»: el Oxford de Alicia

Una escapada «curiorífica»: el Oxford de Alicia

Alicia en el país de las maravillas es la segunda obra literaria británica traducida a más idiomas, así que no es de extrañar que el personaje creado por Lewis Carroll tenga seguidores en todo el mundo. Si eres uno de ellos y te gustan las rutas temáticas, echa un...

Irene Corchado Resmella

Irene Corchado Resmella

Traductora jurada y jurídica de inglés especializada en documentos sucesorios (ICR Translations). Autónoma. Residente en el Reino Unido desde 2011. Viajera frecuente. Rusófila. I blog in English about Extremadura on Piggy Traveller.

error: ¡No copies sin permiso!
Bitnami