Aventura rusa: idea de viaje e itinerario

Escrito por Irene Corchado

13/06/2017

Si sigues el blog o alguno de mis perfiles en las redes sociales sabrás que en breve viajaré a Rusia y, si me conoces en persona, imaginarás lo emocionada que estaré con la idea.

Los nervios previos se multiplican por mil cuando un viaje es algo más largo, más lejos y más complicado de organizar que una escapada europea de fin de semana. Cuando suba al avión en Heathrow habrán pasado dos años y medio desde que se me ocurrió este viaje. Ahí es nada.

Como adelanto del contenido que podrás leer a mi vuelta en el blog me gustaría hablarte un poco del itinerario y de nuestros planes.

Cómo surgió la idea

Todo empezó el día que decidí que quería ir a Yakutsk. En general, no me hace falta mucho empuje para querer ir a algún lado («es que tú quieres ir a todos sitios», me diría mi madre), pero lo de Yakutsk es simplemente pura curiosidad.

Buscando imágenes de lugares sorprendentes del mundo para el trabajo hace unos años me enteré de la existencia de Oimiakón, un pueblito en la Siberia más remota que, según dicen, es el lugar habitado más frío del mundo. Allí la temperatura media mínima en invierno está por debajo de los -50 °C durante casi tres meses y también se han llegado a registrar -71,2 °C. Eso fue el principio de mi curiosidad por saber más sobre la República de Sajá-Yakutia y pasé un tiempo comparando el pronóstico del tiempo de Oxford con el de Yakutsk.

Itinerario inicial

Hace dos años y pico, durante una tarde de poca concentración y con Google Maps delante, tracé un itinerario mental de Irkustk, junto al lago Baikal, hasta Yakutsk. La idea era hacer parte del Transiberiano en dirección este y luego recorrer una ruta nueva en tren dirección norte hasta Yakutsk, cuyas obras estaban a punto de terminar, o eso decían las noticias.

Pasó casi un año hasta que me puse a investigar en serio para empezar a organizar el viaje. No había ni rastro en las noticias de que la línea de ferrocarril hasta Yakutsk se hubiera terminado de construir… Dos agentes turísticos con los que hablé en una feria aseguraban que no, que esa línea no llegaba hasta Yakutsk y el agente de viajes que hemos contratado para varias excursiones nos lo confirmó: la última parada queda a unos 800 kilómetros de Yakutsk. Se fastidiaba el plan.

Cambio de planes

Había tres opciones: ir en tren hasta donde pudiéramos y contratar a un guía para que nos llevase en coche, volar a Yakutsk y cambiar la ruta en tren o eliminar Yakutsk de la ruta. Descartamos la primera opción enseguida por el precio y el tiempo. La idea del vuelo regional no nos hacía mucha gracia, pero olvidarnos de Yakutsk no entraba en mi plan, así que al final nos decantamos por la segunda opción.

Irkutsk y el lago Baikal eran la prioridad número dos, por lo que ahora había que decir si volar de Yakutsk a Novosibirsk y hacer el trayecto del Transiberiano hacia el este o volar a Vladivostok y hacer el trayecto al revés, hacia el oeste.

Itinerario definitivo

Tras analizar precios de vuelos, horarios, compañías aéreas (e historial de incidencias), posibles paradas y tiempo disponible, el itinerario quedó confirmado. Lo puedes ver en la imagen de abajo.

Es el siguiente: Londres (1) ˃ Yakutsk (2) ˃ Vladivostok (3) ˃ Jabárovsk (4) ˃ Chitá (5) ˃ Ulán-Udé (6) ˃ Irkutsk (7) ˃ Moscú (8) ˃ Londres.

En cuanto a nuestros planes, primero pasaremos cuatro días en Yakutsk. Dedicaremos dos días a ver la ciudad y tenemos dos excursiones planeadas: una al festival anual que celebra el año nuevo según la antigua tradición yakuta y otra a una zona natural para ver un glaciar y unas cataratas en plena taiga. Después volaremos a Vladivostok, pasaremos allí una noche y el día siguiente nos montaremos en el Transiberiano rumbo al oeste hasta Irkutsk, haciendo paradas de un día en Khabárovsk, Chitá y Ulán-Udé. En Irkutsk estaremos dos días; uno para ver la ciudad y otro para ir al lago Baikal. Terminaremos el viaje pasando los últimos tres días en Moscú antes de coger el vuelo de vuelta.

Guarda el artículo en Pinterest:

© The Curiolancer. Todos los derechos reservados.

Sígueme en las redes

 

Echa un ojo también a estos artículos:

El hostal de San Petersburgo

El hostal de San Petersburgo

Fui a Rusia por primera vez en el año 2006 y visité San Petersburgo y Moscú en un grupo de nueve amigos que viajábamos desde Tallin en una larga ruta nocturna en autobús. Habíamos reservado alojamiento en un hostal céntrico recomendado por una chica francesa que...

Diario de Siberia VIII: Irkutsk y el lago Baikal

Diario de Siberia VIII: Irkutsk y el lago Baikal

Día 1 Llegamos a Irkutsk casi a las cuatro de la tarde. Cuando el tren se va acercando a la ciudad veo un puente grande sobre el río Angara y enormes bloques de pisos. En la estación se bajan muchos soldados y hay reencuentros familiares con abrazos, besos, flores y...

30 cosas curiosas vistas en Rusia

30 cosas curiosas vistas en Rusia

Nuestra aventura por Siberia y Moscú del pasado verano nos dejó muchos recuerdos y anécdotas curiosas. En este artículo recopilo 30 cosas que, por alguna razón, nos llamaron la atención.   1. Una barra de salami en la cinta transportadora, con su etiqueta...

Irene Corchado Resmella

Irene Corchado Resmella

Traductora jurada y jurídica de inglés especializada en documentos sucesorios (ICR Translations). Autónoma. Residente en el Reino Unido desde 2011. Viajera frecuente. Rusófila. I blog in English about Extremadura on Piggy Traveller.

error: ¡No copies sin permiso!
Bitnami