Escribir o cómo convertir tus cabreos de autónomo en algo útil

Escribir o cómo convertir tus cabreos de autónomo en algo útil

Escribir o cómo convertir tus cabreos de autónomo en algo útil

Escrito por Irene Corchado

28/11/2018

A veces pienso que tener una cabina insonorizada en la oficina sería bastante útil para los autónomos. No ya para grabar un pódcast o tocar la trompeta (que también, si es lo tuyo), sino para utilizarla como vía de escape rápida cuando recibes la jodienda del día.

Un cuarto para pensar.

Un rincón para gritar.

Algo así.

La jodienda puede llegar en cualquier momento, así que tienes que estar preparado. Estás trabajando tranquilamente cuando ves por el rabillo del ojo una notificación de Outlook. ¿Será un suculento proyecto de tu mejor cliente? ¿Una solicitud de presupuesto urgente? ¿Una confirmación de pago?

A ver, a ver.

Pues no. No es eso.

Es un correo en masa a 50 personas pidiendo presupuesto y «mejor tarifa».

O una oferta para escribir a cambio de visibilidad gratis en una web.

O alguien que ofrece los mismos servicios que tú, queriendo venderte A TI sus servicios.

O una propuesta de enlazar desde tu blog a una web corporativa irrelevante.

O la respuesta automática de un cliente que debería haberte pagado ya.

Mecagüen…

Para desahogarte usas lo que tienes más mano. Con un poco de suerte solo le das la tabarra a tu amiga, que también es autónoma, por WhatsApp; a tu compañero de oficina compartida; o a tu pareja, que acaba de volver de trabajar.

cabreos de autonomo

Pero, como te pille muy cabreado, puedes caer en dos trampas habituales:

1. Responder inmediatamente al remitente de la afrenta.

Quieres responder al email y cantarle las cuarenta a quien sea, decirle que eres un profesional y por qué su propuesta es ofensiva. Educar al cliente, lo llaman.

2. Despotricar en las redes sociales.

Quieres tuitear la enésima propuesta ofensiva que recibes y buscar consuelo, ánimo y apoyo en compañeros que sufren lo mismo.

Cuesta contenerse, lo sé, pero lo mejor es no hacer nada de esto. No respondas en el momento. No acudas a las redes en el momento.

[bctt tweet=”Por mucha razón que tengas o creas tener, rara vez conseguirás algo positivo con una réplica precipitada, ya sea en el ámbito privado (respondiendo al correo) o público (en las redes).” username=”TheCuriolancer”]

Te arriesgas a no saber medir tus palabras y acabar escribiendo en un tono demasiado agresivo, a dar pie a una incómoda discusión en público y a quedar mal delante de potenciales clientes y compañeros de profesión.

¿Qué puedes hacer?

Si, como yo, no tienes 2500-3000 € (ni espacio) para invertir en una cabina insonorizada en la que cagarte en todo, puedes utilizar estas dos estrategias para desahogarte:

cabreos de autonomo_escribir

Escribir y borrar

En lugar de responder al correo que acabas de escribir, abre un documento de texto y suelta lo que tengas que soltar. No te cortes. Escribe esa respuesta que te gustaría (pero no deberías) enviar y, cuando te hayas quedado a gusto, bórrala.

Escribir y publicar

Otra opción es que, una vez que hayas escupido tu cabreo, tu rabia, tus palabrotas y tu frustración en un documento, lo guardes, en lugar de borrarlo. Déjalo reposar unas horas o un par de días y, cuando lo que te cabreó en su momento no sea más que una anécdota, lee el texto y pregúntate qué has aprendido de la situación. Después, basándote en tu respuesta, reescribe, pule y revisa ese feo borrador y transfórmalo en algo que pueda ser útil para potenciales clientes o compañeros de profesión. Puede ser un hilo de Twitter, una entrada para tu blog o un artículo invitado para alguna web o publicación.

En cualquier caso, escribir es una muy buena práctica. No solo ayuda a desahogarte, sino también a aclarar las ideas y sacar algo positivo de una situación negativa. Leyendo tu reacción puedes detectar la fuente del cabreo, pensar en las posibles soluciones y poner medidas en práctica para lidiar con esas situaciones en el futuro.

Por ejemplo, si todas las semanas recibes un montón de correos de empresas buscando enlaces a sus webs y estás harto de perder tiempo respondiendo lo mismo, puedes decidir añadir un texto en la página de contacto de tu web avisando de que ese tipo de correos serán ignorados. Ahora cada vez que recibas un correo de esos, lo borras directamente. Cero problema. Cero cabreo. Y cero tener que justificar la no respuesta, porque ya avisas en tu web.

¿Cuál es tu estrategia? Compártela en los comentarios.

Guarda el artículo en Pinterest:

© The Curiolancer. Todos los derechos reservados.

Sígueme en las redes

 

Echa un ojo también a estos artículos:

Los parientes en inglés: cousins, algo más que primos

Los parientes en inglés: cousins, algo más que primos

Llevaba ya tres años viviendo por estas tierras cuando, durante una conversación, dudé sobre cómo decir «tío segundo» en inglés. Para evitar cometer un error recurrí a my dad’s cousin, que no está mal, pero no deja de ser un rodeo facilón al término exacto. Y es que,...

Curiosidades de las casas inglesas: las vallas

Curiosidades de las casas inglesas: las vallas

Con la relación tan aséptica que solemos tener los vecinos en Inglaterra, donde hacemos como que no nos vemos (blank) una de cada dos veces que nos cruzamos por miedo a que el otro coja confianza y tengas que saludar siempre, sorprende la cantidad de cosas que no...

Sicilia: anécdotas de carretera

Sicilia: anécdotas de carretera

Estoy sentada en una cafetería de Catania echando un ojo a la sección de información práctica de la guía de viaje que compré. «En Italia está prohibido hablar por el móvil mientras conduces». Me da la risa. Y seguro que también estará prohibido conducir sin llevar...

Irene Corchado Resmella

Irene Corchado Resmella

Traductora jurada y jurídica de inglés especializada en documentos sucesorios (ICR Translations). Autónoma. Residente en el Reino Unido desde 2011. Viajera frecuente. Rusófila. I blog in English about Extremadura on Piggy Traveller.

Una escapada «curiorífica»: el Oxford de Alicia

Una escapada «curiorífica»: el Oxford de Alicia

Una escapada «curiorífica»: el Oxford de Alicia

Escrito por Irene Corchado

19/11/2018

Alicia en el país de las maravillas es la segunda obra literaria británica traducida a más idiomas, así que no es de extrañar que el personaje creado por Lewis Carroll tenga seguidores en todo el mundo. Si eres uno de ellos y te gustan las rutas temáticas, echa un vistazo a mi repaso por algunos lugares de Oxford relacionados con Carroll y su famosa obra.

Descubre quién era el Sombrerero Loco, dónde puedes ver un dodo o cómo llegar al pozo de melaza en una «curiorífica» visita a Oxford.

Pero antes, hablemos de Alicia.

Alicia_un charco de lagrimas

Alice Liddell, la Alicia de verdad

El personaje de Alicia parece estar inspirado en Alice Liddell, hija de Henry Liddell, el que fuera decano de la universidad de Christ Church durante más de treinta años. Alice nació en Londres en 1852 y tres años después se mudó con su familia a Oxford. Por aquel entonces Lewis Carroll (cuyo nombre real era Charles Dogson) enseñaba Matemáticas en la universidad y se hizo buen amigo de la familia. Daba frecuentes paseos en barco por el Támesis acompañado de un amigo y las tres niñas de los Liddell: Alice y sus hermanas Lorina y Edith, a las que entretenía contando historias fantásticas. El 4 de julio de 1862, a petición de Alice, Carroll decidió poner las historias por escrito y dos años más tarde le regaló un manuscrito ilustrado que había titulado Las aventuras subterráneas de Alicia. Aunque el autor negó en muchas ocasiones que el personaje estuviera basado en una persona real, son muchas las referencias más o menos sutiles a Alicia Liddell tanto en el primer libro como en el segundo (A través del espejo y lo que Alicia encontró allí).

El Oxford de Alicia: lugares relacionados en el centro

Christ Church

El Oxford de Alicia_Christ Church

Lewis Carroll residió en Christ Church desde que inició sus estudios hasta el final de su vida. Se accede por el Meadow Building y desde el interior puedes ver el exterior de las habitaciones donde se alojaba, así como la entrada a la biblioteca —donde llegó a tener una oficina con vistas al jardín privado del decano— y la fachada del Decanato, donde vivió la familia Liddell.

En el Gran Salón (actualmente conocido por ser la inspiración del Gran Comedor en las películas de Harry Potter) podrás ver un cuadro de Henry Liddell a la entrada y un retrato de Lewis Carroll nada más entrar a la derecha. Luego levanta la vista y mira a la izquierda: a ver si encuentras las imágenes de Carroll, Alice y otros personajes del país de las maravillas en una de las ventanas.*

Dirección: St. Aldates, Oxford, OX1 1DP
Horarios y precios actualizados en la web de Christ Church.

Jardín Botánico

El Oxford de Alicia_Oxford Botanic Garden

Fue fundado en 1621 y es el jardín botánico más antiguo de Gran Bretaña. En el año 1861 acogió una serie de celebraciones posteriores a un famoso debate sobre la teoría de la evolución de Darwin que tuvo lugar en el actual Museo de Historia Natural. Lewis Carroll, gran aficionado a la fotografía, tomó imágenes de muchas figuras importantes que se encontraban esos días en Oxford con motivo del debate.

☛Curiosidad: el Jardín Botánico también aparece en la trilogía fantástica La materia oscura, de Philip Pullman, y sirve de escenario para el último capítulo del tercer libro, El catalejo lacado.

Dirección: University of Oxford Botanic Garden, Rose Lane, OX1 4AZ (acceso principal desde High Street).
Horarios y precios actualizados en la web del Jardín Botánico.

Christ Church Meadow

El Oxford de Alicia_Christ Church Meadow

Por los diarios de Carroll se sabe que le gustaba pasear por el enorme prado situado al sur de Christ Church y rodeado también por los ríos Cherwell y Támesis. Durante los paseos a veces se encontrase con Alice y sus hermanas, acompañadas por el aya.

Si paseas en verano por el Christ Church Meadow Walk siguiendo la orilla del Cherwell hasta el Támesis verás punts, las barquitas planas que se han convertido en símbolo (y atracción turística) de Oxford, Cambridge y otras ciudades. Si te apetece probar la experiencia, puedes alquilar una barquita en grupo en Oxford Punting, junto al puente de Magdalen.

Grandpont House

El Oxford de Alicia_Grandpont House

Esta mansión de estilo georgiano y construida en 1785 se ubica muy cerca de Folly Bridge, de donde salía Carroll con las pequeñas Liddell y su aya en sus paseos en barco por el Támesis. En Grandpont House vivía Thomas Randall, un excéntrico sastre y sombrerero que tiene todas las papeletas de ser la inspiración del Sombrerero. Randall tenía una tienda en High Street y, según una carta del reverendo W. Gordon Baillie a The Times, «todo Oxford lo llamaba el Sombrerero Loco».

Grandpont House se encuentra en la orilla opuesta a Christ Church Meadow. Para ver la casa debes bajar St Aldates’s, cruzar Folly Bridge, tomar el primer desvío a la izquierda después del puente (donde está el semáforo) y caminar unos metros.

Dirección: Abingdon Rd, Oxford OX1 4LD

Río Támesis

El Oxford de Alicia_rio Tamesis

El Támesis tuvo un papel importante en la creación del universo de Alicia. La primera referencia de Carroll en su diario a la familia del decano data del 25 de febrero de 1856, cuando conoció a la señora Liddell y a dos de sus hijos mientras veía las regatas universitarias que aún hoy se celebran.** Las posteriores excursiones en barca de remos, que alquilaba en Salter’s Steamers, fueron clave en la creación de la obra. A menudo duraban el día entero, por lo que Carroll inventaba historias y cuentos para entretener a las niñas. Fue en una excursión a Godstow el 4 de julio de 1862 cuando Carroll prometió a Alice Liddell escribir las historias de Alicia.

☛Curiosidad: al tramo del río Támesis que cruza la ciudad de Oxford también se le conoce como Isis. El nombre de Isis se suele asociar con las regatas universitarias, ya que así se llama el segundo equipo del Oxford University Boat Club. También hay establecimientos que llevan Isis en su nombre; algunos de ellos lo han modificado para evitar connotaciones negativas por su asociación con el Estado Islámico (ISIS).

Museo de Historia Natural

El Oxford de Alicia_Oxford University Museum of Natural History

Como he mencionado más arriba, el Museo de Historia Natural organizó un debate sobre la polémica teoría de la evolución de Darwin. Tuvo lugar poco después de la apertura del museo en 1860.

El museo alberga la cabeza y un pie de un dodo. Carroll incluyó el personaje de Dodo en el capítulo del charco de lágrimas como una parodia de sí mismo; dado que tenía cierto grado de tartamudez, es posible la pronunciación de su apellido real (Dogson) con tartamudeo («Do-Do-Dogson») le diese la idea; o quizá fuera una visita al museo.***

Dirección: Oxford University Museum of Natural History, Parks Rd, OX1 3PW
Entrada gratuita. Más información y horarios actualizados en la web del museo.

Alice’s Shop

El Oxford de Alicia_Alices shop

Casi enfrente de Broad Walk, el camino que lleva a la entrada a Christ Church desde el Meadow Building, se encuentra Alice’s Shop, donde puedes comprar todo tipo de artículos relacionados con Alicia, desde libretas y marcapáginas a puzles, juguetes, joyas y objetos para la casa.

Esta es la tienda que aparece en el capítulo «Agua y lana» de A través del espejo y lo que Alicia encontró allí. En el libro la tienda está regentada por una oveja y se transforma en una barca de remos; esta última idea puede estar inspirada en las frecuentes inundaciones que sufría esa zona en la época de Carroll.

☛Curiosidad: la ilustración del libro muestra la puerta de la tienda en el lado contrario al que se encuentra en realidad, una clara alusión al mundo de Alicia a través del espejo.

Dirección: 83 St Aldates, OX1 1RA
Más información y horario actualizado en la web de Alice’s Shop.

El Oxford de Alicia: lugares relacionados fuera del centro

Binsey

El Oxford de Alicia_treacle well

Binsey es una pedanía del norte de Oxford. En el cementerio de la iglesia, situada a unos 15 minutos a pie del pueblo (apenas una fila de casas), se encuentra St Frideswide’s Treacle Well. Si has leído Alicia en el país de las maravillas, te sonará el pozo del que habla Lirón mientras toma el té con Alicia, la Liebre de Marzo y el Sombrerero en el capítulo «Una merienda de locos».

En el libro, el pozo es de melaza (en inglés, treacle). Sin embargo, el pozo de verdad, el de Binsey, lleva treacle en su nombre por otro motivo. El significado original de treacle, hoy obsoleto, es el de un antídoto contra veneno. Cuenta la leyenda que St Frideswide, la santa patrona de Oxford, llegó a Binsey escapando de una boda no deseada con un rey que la perseguía. Comenzó a rezar para pedir protección a Dios y se hizo el milagro: apareció de la nada un manantial de aguas curativas que durante el medievo atrajo a numerosos peregrinos.

No hay transporte público a Binsey, por lo que hay que ir en coche y aparcar cerca del pub. Desde allí simplemente sigue el camino que indica el cartel hasta la iglesia.

Godstow

El Oxford de Alicia_Godstow Abbey

Al norte de Binsey y también a orillas del Támesis se ubica Godstow, otra pedanía de Oxford, donde se pueden ver los restos de una antigua abadía y una esclusa. Aquí llevo Carroll a Alice Liddell y sus hermanas el día en que prometió escribir las fantásticas historias que contaba durante sus paseos en barco. Fue el 4 de julio de 1862.

Para llegar a Godstow puedes coger el autobús urbano 6 en Magdalen Street (parada C) hasta Home Close, en Lower Wolvercote, y continuar andando durante unos 10 minutos.

Sandford-on-Thames

El Oxford de Alicia_Sandford-on-Thames

Mi repaso por el Oxford de Alicia termina en Sandford-on-Thames, un pueblo situado a unos 5 km del centro en dirección sur. Se tarda una hora en llegar a pie desde Folly Bridge y es un paseo muy agradable que recomiendo (lee mi artículo «Rutas en Oxford: paseos a la orilla del Támesis»).

El capítulo sobre el charco de lágrimas está inspirado en un paseo en barco a Sandford. Carroll iba con las tres hijas de los Liddell, esta vez también acompañado por dos de sus hermanas y por el sacerdote y amigo suyo Robinson Duckworth. Cuando estaban en Sandford comenzó a caer una lluvia torrencial, así que fueron andando a casa de un conocido para refugiarse y secarse. En el libro, Alicia y varios extraños animales se secan echando una carrera loca.

Dirección: University of Oxford Botanic Garden, Rose Lane, OX1 4AZ (acceso principal desde High Street).
Horarios y precios actualizados en la web del Jardín Botánico.

Actividades temáticas

Si eres un fan de las aventuras de Alicia, además de visitar los lugares mencionados, hay varias actividades temáticas a las que te puedes apuntar.

Mad Hatters Tea Parties

Alicia_una merienda de locos_roth 1 imagen

Oxford River Cruises organiza paseos temáticos en barco para grupos de más de ocho personas. El barco parte del restaurante Folly, en el Folly Bridge, y hace un recorrido de dos horas por el Támesis en el que podrás ver lugares como el prado de Christ Church y los almacenes donde se guardan los barcos de las regatas universitarias. Mientras disfrutas del paseo, te sirven el tradicional té, acompañado de los típicos sándwiches, scones y pastelitos; todo ello en un barco especialmente decorado para una merienda de locos.

Alice’s Day

El primer sábado de julio se celebra el Día de Alicia en Oxford y se organizan un montón de actividades para niños y también para adultos.

Aquí van unos ejemplos:
• juego de pistas para niños y una sesión de cuentacuentos en el Jardín Botánico;
• juegos y talleres de manualidades en el Ashmolean Museum;
• paseo guiado por Christ Church Meadow;
• charlas en la Weston Library;
• exposición del equipo fotográfico de Carroll en el Museum of the History of Science.

Cada año tiene un tema principal distinto, por lo que las actividades pueden variar.

Referencias

*Davies, M. (2015). Alice’s Oxford On Foot, p. 21. Oxford: Oxford Towpath Press.
**Davies, M. (2015). Alice’s Oxford On Foot, p. 15. Oxford: Oxford Towpath Press.
***Davies, M. (2015). Alice’s Oxford On Foot, p. 33. Oxford: Oxford Towpath Press.

Guarda el artículo en Pinterest:

© The Curiolancer. Todos los derechos reservados.

Sígueme en las redes

 

Echa un ojo también a estos artículos:

Los parientes en inglés: cousins, algo más que primos

Los parientes en inglés: cousins, algo más que primos

Llevaba ya tres años viviendo por estas tierras cuando, durante una conversación, dudé sobre cómo decir «tío segundo» en inglés. Para evitar cometer un error recurrí a my dad’s cousin, que no está mal, pero no deja de ser un rodeo facilón al término exacto. Y es que,...

Curiosidades de las casas inglesas: las vallas

Curiosidades de las casas inglesas: las vallas

Con la relación tan aséptica que solemos tener los vecinos en Inglaterra, donde hacemos como que no nos vemos (blank) una de cada dos veces que nos cruzamos por miedo a que el otro coja confianza y tengas que saludar siempre, sorprende la cantidad de cosas que no...

Sicilia: anécdotas de carretera

Sicilia: anécdotas de carretera

Estoy sentada en una cafetería de Catania echando un ojo a la sección de información práctica de la guía de viaje que compré. «En Italia está prohibido hablar por el móvil mientras conduces». Me da la risa. Y seguro que también estará prohibido conducir sin llevar...

Irene Corchado Resmella

Irene Corchado Resmella

Traductora jurada y jurídica de inglés especializada en documentos sucesorios (ICR Translations). Autónoma. Residente en el Reino Unido desde 2011. Viajera frecuente. Rusófila. I blog in English about Extremadura on Piggy Traveller.

error: ¡No copies sin permiso!
Bitnami